Pámpano joven
Extremidad abierta, con pigmentación antociánica generalizada, con densidad alta de los pelos tumbados de la extremidad.
Pámpano
De porte semierguido. Con el color de la cara dorsal de los entrenudos con tonalidad rojiza. La densidad de los pelos erguidos de los nudos es nula o muy baja, al igual que la de los entrenudos. El pámpano es de un tono avellana oscuro.
Zarcillos
Distribuidos discontinuamente sobre el pámpano (2 o menos).
Flor
Hermafrodita
Vigor
Medio-alto.
Brotación
Precoz.
Envero
Media.
Hoja adulta
De tamaño mediano, pentagonal con 5 lóbulos. Dientes largos y convexos. Seno peciolar abierto, con la base en U, apareciendo generalmente un diente en el borde. Senos laterales superiores abiertos en V. Nervaduras sin pigmentación antociánica. Envés con pilosidad media. Pecíolo más corto que la nervadura principal.
Racimo
Medio y muy compacto. Pedúnculo medio y de media lignificación.
Baya
De tamaño medio, de forma elíptica corta, con epidermis de color azul-negra, con película de grosor medio, pulpa no coloreada y sin sabores particulares. Pedicelo corto. Con pepitas.
Sarmiento
Achatado. De color castaño claro.
Sinonimias
Tenemos algún testimonio de una antigua variedad portuguesa, en los pueblos ribereños llamada Joan Garçía, de características similares a la española, también conocida por Negra. A su vez también es conocida como Malvasía Negra, si bien sólo en los municipios salmantinos de la orilla izquierda del río Uces. En Portugal existe también una variedad de uva negra, llamada Malvasía Preta, que no se corresponde con el aludido varietal Juan García.
Historia
Esta uva es considerada como autóctona de esta comarca, sin embargo tenemos noticias de otra de igual nombre en Canarias, con cuyo archipiélago dice la tradición que hubo intercambios, no en vano existe una coincidencia de variedades, Malvasía y la ya mencionada. Aunque lo más probable es que siendo esta zona como todo el noroeste español, un auténtico reducto varietal, por la diversidad de vidueños que se conservan, puede ser que la Juan García, sea un legado prefiloxérico que como otros se haya hecho pervivir, con especiales condiciones de adaptación al terreno y al clima de las zonas abancaladas más cálidas en las laderas de los ríos, pero sobre todo, por su alta productividad, y su resistencia a enfermedades como el oidio, o el mildiu, la hacían una buena variedad para plantar, ya que todos los años fructifica muy bien, y según el sistema de poda, alcanza el grado alcohólico deseado.
Potencialidades
Se trata de una variedad que sin ningún género de dudas goza de toda las condiciones para ser considerada como un varietal a seguir cultivando y plantando. La variedad Juan García sola o completada, dispone de todos los ingredientes para abrirse un hueco importante en un mercado, saturado de lo estándar, y el que hay un sitio para vinos con personalidad claramente diferenciada como la de este peculiar vidueño.